Programas

La magia de la lucha libre

Publicado:
En México, la lucha libre es mucho más que un deporte. 'Técnicos', 'rudos' y 'exóticos' compiten para hacer historia en un universo cuyas coloridas representaciones van más allá del cuadrilátero y han logrado proyectar, en una singular forma de sincretismo, los rasgos más particulares de la identidad nacional. Pasión, entrega y sacrificio se combinan en un espectáculo casi catártico que hace vibrar a aficionados de todas las edades, quienes no se pierden un combate de sus ídolos enmascarados.

La lucha libre mexicana es parte de la cultura de ese país, no solo se encuentra en el ring, sino que también está presente en la música, el cine y la moda.

Los luchadores son considerados por muchos como héroes. 'El Santo', que falleció en 1984, sigue siendo una de las figuras más importantes de la lucha libre mexicana y en el país hay varias esculturas en su honor. Este gladiador, también conocido como 'El Enmascarado de Plata', llegó a inspirar juguetes, historietas y hasta películas; y se destacó también como actor en varios filmes, donde luchaba contra momias, zombis o vampiros para salvar al mundo.

En este deporte, sus exponentes atraen la atención por su estrafalaria indumentaria, así como por sus llamativos nombres, además de 'El Santo', están 'El Cavernario', 'Blue Demon' y 'Bulldog', por ejemplo, que han sido algunos de los más famosos.

"Es algo atractivo para la gente, para el público, la máscara, el vestuario del luchador, su preparación, su condición física, todo"

Tony Salazar, instructor de lucha libre del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), dice que justamente el vestuario y la máscara que usan los luchadores son parte de las cosas que hacen llamativo a este deporte.

"Las máscaras, que no en cualquier parte del mundo las usan. Aquí en México es una tradición totalmente. Es algo atractivo para la gente, para el público, la máscara, el vestuario del luchador, su preparación, su condición física, todo. Yo creo que eso, todo eso le llama a la gente en el mundo. Aquí si tú has visto lucha libre, hay un 'rudo' y un 'técnico', un 'malo' y un 'bueno", comentó.

Una carrera muy difícil

En esta guerra entre el mal y el bien, o entre un 'rudo' y un 'técnico', hay preparación para llegar al nivel de espectacularidad y entretenimiento que se ve. En la CMLL, la etapa de capacitación dura cuatro años; después, es normalmente el entrenador quien decide qué personaje le va bien al alumno y una vez que este debuta, puede cambiarse de nombre varias veces, dependiendo de cómo lo reciba el público.

"Es una carrera muy, pero muy difícil y muy sufrida. Las giras, lejos de la familia. No puedes ir a las fiestas con tus familiares, no puedes ir a la escuela con tus hijos. Es un sacrificio", añade Salazar.

El instructor dice que aunque "la lucha libre te da todo", también "te pasa una factura". Por ejemplo, él, que fue luchador muchos años y llegó a ser campeón mundial tres veces, tiene artritis y ha sufrido lesiones de rodilla y de hombro, además de un infarto que lo dejó casi dos meses en el hospital.

Fueron momentos muy, muy difíciles, que realmente muchos tuvimos que vender propiedades para poder subsistir esa pandemia.

Además de esa preparación y esa factura que pasa el deporte con el tiempo, durante la pandemia del coronavirus muchos tuvieron dificultades para subsistir al quedarse sin trabajo, puesto que todas las presentaciones fueron canceladas y algunos fallecieron por el covid-19.

"Fueron momentos muy, muy difíciles, que realmente muchos tuvimos que vender propiedades para poder subsistir esa pandemia. Ya habíamos parado dos, tres veces pero poco tiempo, cuando los sismos, cuando la influenza, pero fue poco tiempo", comentó Salazar.

En ese tiempo, algunos buscaron alternativas para subsistir, como el 'Místico', uno de los luchadores más famosos en la actualidad, quien durante la cuarentena decidió crear un espacio para vender su mercancía y apoyar a sus compañeros.

"Para mí es un honor haber puesto este local pensando en toda la gente, pensar en lo que hemos vivido durante tanto tiempo de esta pandemia que, de verdad, para nosotros los luchadores o para mí en lo personal fue algo muy difícil", manifestó.

Imagen no les pertenece

A pesar de dedicar su vida a este deporte, la mayoría de los luchadores no son dueños de su propia imagen, puesto que les pertenecen a las empresas, como el CMLL.

Pero hay algunos disidentes. 'Octagón', uno de los grandes de la lucha libre mexicana, se independizó, creó la Asociación Nacional de Luchadores Profesionales Independientes (ANLPI) y aboga por mejores condiciones laborales para los atletas.

"Tengo la fortuna de ser el presidente y de amigos míos que se han sumado a esta asociación por la labor que estamos haciendo. Las consultas gratis o pensiones a muy bajo costo, rehabilitaciones al 50 %, tengo dental, tengo laboratorios, la asesoría legal de mis abogados, que es muy importante porque ahora tú sabes que les ha dado por querer quedar con el nombre y todo. Entonces todos los agremiados a esta asociación tienen todos esos beneficios", comentó.

Octagón dice que no pueden permitir que los sigan explotando, puesto que los luchadores son "la materia prima" de la lucha libre mexicana.

"Sin la materia prima no hay empresas, no hay marcas, no hay nada. Somos la alegría a nivel mundial. La lucha libre es una alegría", enfatizó.

Actualmente, en este deporte, en el que la mayoría de sus exponentes son hombres heterosexuales, la comunidad LGBTIQ+ y mujeres están ganado terreno, sumándose a este espectáculo que ofrece México.

rtnoticiasrtnoticias
RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7