El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

"Catástrofe anunciada": Brasil gasta 7,1 millones de dólares en hundir portaviones con material tóxico

Publicado:
Según G1, el hundimiento del buque supuso una pérdida estimada de al menos 27 millones de reales (5 millones de dólares) para las arcas públicas.
"Catástrofe anunciada": Brasil gasta 7,1 millones de dólares en hundir portaviones con material tóxico

La Armada de Brasil gastó más de 37,2 millones de reales (unos 7,1 millones de dólares) para hundir en febrero en el Atlántico el portaviones Sao Paulo, que se encontraba fuera de servicio y que estuvo flotando sin rumbo durante meses, tras el rechazo de los puertos para aceptarlo por los materiales tóxicos que llevaba en su casco.

En el operativo trabajaron 298 militares, según informaciones del Estado Mayor de la Armada, que respondió a una solicitud vía Ley de Acceso a la Información (LAI) del portal G1

El buque Sao Paulo, de 32.000 toneladas, 265 metros de eslora y capacidad para transportar 40 aeronaves, fue construido en Francia en 1963. La Marina de Brasil lo incorporó a su flota en 2001 y fue desactivado en 2017. Era el único portaviones de este tipo que poseía.

El casco fue vendido a la empresa turca Sök en 2021, por 10 millones de reales (unos 2 millones de dólares) y, el 4 de agosto de 2022, salió del muelle de la Armada en Río de Janeiro rumbo a un astillero en la ciudad turca de Aliaga, donde sería desmantelado y reciclado.

"Deterioro de los ecosistemas"

En aquel momento, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama) consideró que un posible hundimiento del buque podría provocar la muerte de especies y el deterioro de los ecosistemas, ya que contenía en su estructura 9,6 toneladas de amianto.

El 29 de agosto de 2022, las autoridades turcas anularon el permiso para que ingresase en sus aguas, tras no recibir los informes solicitados sobre el inventario de materiales tóxicos del buque.

Cancelada la autorización de Turquía, Ibama ordenó el regreso a Brasil del Sao Paulo. Cuando la embarcación llegó al estado de Pernambuco, el gobierno se negó a recibirlo por el riesgo ambiental.

Tras meses de disputa sobre sus destino, finalmente, el 20 de enero, la Marina tomó su control y lo llevó hasta una zona segura en caso de un hundimiento no programado.

En febrero, se llevó a cabo la operación de hundimiento del Sao Paulo, en aguas de jurisdicción brasileña, a 350 kilómetros de la costa del estado de Pernambuco, y a una profundidad de aproximadamente 5.000 metros.

"Una catástrofe anunciada"

Los ambientalistas consideran el hundimiento como "una catástrofe anunciada". El director de Programas de Greenpeace Brasil, Leandro Ramos, aseguró entonces que la decisión de sumergir el barco "se tomó sin una evaluación adecuada de los daños que el amianto y otras sustancias tóxicas presentes en el casco del barco podrían causar al ecosistema marino".

Ramos destacó que lo que se debería haber reparado los básico del buque para garantizar su navegabilidad "hasta que pudiera transportarse de forma segura a un astillero". "Era necesario retirar el amianto y realizar posteriormente un correcto reciclaje técnico y medioambiental del resto de la estructura. Pero todo esto se fue al fondo del mar", lamentó.

Según G1, el hundimiento del buque supuso una pérdida estimada de al menos 27 millones de reales (5 millones de dólares) para las arcas públicas. 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7