El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

Premier haitiano pide a la ONU el despliegue "urgente" de una fuerza multinacional en su país

Publicado:
Fundamentó su solicitud a partir de la violencia que atraviesa la nación antillana y que constituye uno de los nudos de su crisis sistémica.

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, solicitó este viernes al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) la aprobación del despliegue inmediato de una misión internacional, en interés de poner fin a la violencia armada en el país y crear condiciones de seguridad que permitan avanzar hacia la superación de otros problemas de larga data, incluida la inestabilidad política.

"Es urgente que el Consejo de Seguridad, órgano ejecutivo de las Naciones Unidas, tenga el poder y la competencia necesarios, autorice el despliegue de una misión multinacional especializada, con policiales y militares, en apoyo a la Policía Nacional de Haití, con el fin de combatir a las pandillas y restaurar la seguridad", sostuvo el político en el 78º. período de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

Agradeció asimismo a Kenia, que, dijo, "acoge positivamente la idea de asumir el liderazgo de la misión multinacional de apoyo a la seguridad de Haití" y ya realizó una primera visita "de evaluación", y a los países de la Caricom, el GRULAC, la Celac, la UE y la Unión Africana por la solidaridad expresada hacia Puerto Príncipe.

La ruta hacia la aprobación

El eventual envío de una fuerza multinacional de seguridad para Haití coordinada por la ONU, ha estado sobre la mesa durante el último año, en virtud del ostensible deterioro de las condiciones de vida en la capital, en parte por la ausencia de control territorial de las autoridades sobre Puerto Príncipe y otras ciudades del interior, según detalló el premier haitiano en su exposición.

A este respecto, el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, aprovechó su participación ante la Asamblea General para instar al organismo a crear una fuerza multinacional de seguridad, en apego a la propuesta presentada en la misma tribuna por el presidente estadounidense, Joe Biden.

"Sin lugar a dudas, el problema de Haití ya no está en Haití, está en manos de la comunidad internacional", alegó el líder dominicano, quien también puntualizó que el Consejo de Seguridad ya había aprobado resoluciones favorables al respecto.

En busca del consenso nacional

Henry también reiteró que "extiende la rama de olivo" a los actores políticos de su país "para encontrar juntos, en un impulso patriótico, el tan deseado consenso histórico, para un feliz desenlace de la crisis, para la felicidad de Haití".

"Solo un gobierno legítimo que se desprenda de unas elecciones libres, honestas, democráticas y transparentes, podrá realmente hacer frente a las tareas de la refundación territorial, económica, social e institucional", destacó.

"Este es el objetivo final que me propuse lograr: entregar el poder a los funcionarios electos, capaces de restablecer las instituciones estatales y abordar los principales desafíos y cuestiones políticas y socioeconómicas que enfrenta el país", declaró, al agregar que su gobierno cuenta con la solidaridad de la comunidad internacional para conseguirlo.

Sin embargo, matizó que el éxito de esta iniciativa, que aún no tiene fecha definida, está condicionada a la recuperación de las condiciones mínimas de seguridad en la nación antillana.

Crisis estructural

Henry caracterizó la crisis haitiana como "estructural y multidimensional, que tiene un impacto en las instituciones y que impide el desarrollo económico y el progreso social, y que alcanza una fase crítica con la degradación de la situación de la seguridad", agravada tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse.

En su inventario, reconoció que "la población está sometida cotidianamente a ataques violentos de las bandas armadas que controlan gran parte de la capital y ciertas ciudades de la provincia".

Estos grupos, relató, "incendian, asesinan, secuestran, violan", tienen el control efectivo de las escuelas y los hospitales, cierran las vías y expulsan a los residentes de sus viviendas, lo que ha derivado "en una nueva crisis humanitaria con desplazados" que se han asentado en lugares inapropiados, con graves riesgos para su salud e integridad personal, a lo que se añaden algunos brotes de cólera.

En relación a los crímenes perpetrados por las pandillas, mencionó "las violaciones sistemáticas a los derechos humanos causadas por la violencia de las bandas", así como incendios, masacres, violencia sexual y de género, ejecuciones extrajudiciales, reclutamiento forzado de menores, tráfico de personas y tráfico de órganos.

En términos económicos, refirió, el país atraviesa su quinto año consecutivo en recesión y sin perspectivas de mejora. Henry atribuyó a la violencia de las pandillas armadas el mal desempeño económico, que ha puesto a 4,9 millones de personas en inseguridad alimentaria.

"Es casi la mitad de la población, la mitad de la población que vive por debajo de la línea de la pobreza, con menos de 2 dólares estadounidenses al día", precisó, situación causada por la gran desigualdad existente, donde una exigua minoría –inferior al 5%– "controla el 90% de la riqueza del país".

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7