El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

Descubren en Siberia la mayor madriguera de hienas cavernarias de Asia

Publicado:
La cueva de Inéiskaya, en la república rusa de Jakasia, almacenaba 400 kg de huesos de animales de hace 42.000 años devorados por las hienas, lo cual proporciona abundante material sobre la fauna de aquella época.
Descubren en Siberia la mayor madriguera de hienas cavernarias de Asia

Científicos de la Universidad Federal de los Urales, en Rusia, han descubierto en la república de Jakasia, en el sur de Siberia, una gran madriguera de antiguas hienas de las cavernas.

Se trata de la más grande que se conoce en Asia, y en ella los investigadores recolectaron alrededor de 400 kg de huesos de otros animales que datan de hace 42.000 años, informa la página web de la universidad.

El descubrimiento tuvo lugar en la cueva de Inéiskaya. Estudiar la guarida permitirá comprender mejor el estilo de vida de los depredadores extintos, en particular, qué comían y cómo cuidaban a sus crías, así como el clima de aquella época. Los científicos lograron encontrar intactos dos cráneos de hienas cavernarias ('Crocuta crocuta spelaea'), algo muy raro.

La cueva también es única porque los huesos que contiene están en la superficie (no fue necesario excavar para acceder a ellos) y se han conservado intactos, además de que algunos de ellos están dentro del hielo. Entre los hallazgos figuran animales grandes, como mamuts, rinocerontes lanudos y de Merck, bisontes lanudos, yaks, ciervos gigantes nobles y del norte y gacelas.

Los depredadores están representados por restos de antepasados del oso pardo, el zorro y el lobo. Los roedores incluyen marmotas y otros pequeños animales que aún no se han identificado. Los científicos también encontraron restos de ranas, sapos, pájaros y peces, según Dmitri Málikov, un investigador principal del Instituto de Geología y Mineralogía de la Rama Siberiana de la Academia Rusa de Ciencias.

Al estudiar los restos del rinoceronte de Merck, los científicos establecieron la datación de los hallazgos: 42.000 años.

Las marcas de mordeduras son visibles en los huesos de animales grandes. Algunos de los esqueletos están dispuestos en el orden anatómico correcto, lo que indica que las hienas arrastraron partes de sus cuerpos a la cueva.

Además, se encontró una gran cantidad de huesos de cachorros, como el cráneo de una hiena joven, muchas mandíbulas inferiores y dientes de leche.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7